En estos tiempos de trabajo en remoto, quizás estemos viendo con frecuencia programas, leyendo artículos, escuchando audios  o viendo vídeos sobre cómo gestionar el estrés  y las emociones cuando se trabaja en remoto. Al respecto existen miles de estrategias, sin embargo te compartiré algunas de las estrategias que he utilizado en estos meses, de situación extrema de pandemia…con distintos equipos:

1. Ten en cuenta las zonas horarias y la cultura con la que estás trabajando: este tema por lo general, despierta un poco de suspicacia y es que puede existir la idea de que en los países del norte de Europa se trabaja muy pronto o en los del sur no o ¿por qué adaptarnos al horario e México? Si la mayoría de los trabajadores trabajan en Dubái o Perú. Generalmente la empresa matriz crea unos horarios o sistemas de trabajo. Sin embargo, si la empresa en la que estás es la primera vez que se lanza al teletrabajo, es importante que se fijen los horarios de trabajo y valorar esos husos horarios para que podamos estar en sintonía con los distintos equipos de trabajo.

 2. Revisa tus mensajes antes de enviarlos: a veces el trabajar en remoto, hace que algunas personas se aíslen o se sientan solas, además de todas las situaciones individuales que cada persona vive a nivel personal con este cambio de paradigma del trabajo presencial al teletrabajo o la combinación de ambos, esto puede alterar en algunas oportunidades los estados de ánimo. Por ello, te sugiero que antes de enviar un mensaje a tu equipo a través de los distintos medios de comunicación (chat, videollamada, etc.) respira profundo, cuenta hasta 10 o 100, lee nuevamente ese mensaje y envíalo. Lo importante es que reflexiones sobre tu mensaje, es decir, que analices si tu mensaje aporta al equipo o al contrario acabas de enviar una bomba incendiaria….piensa en que vas a pasar muchas horas teletrabajando y si tienes alguna diferencia con alguna persona del equipo, llama y háblalo. Los mensajes escritos pueden a veces mal interpretarse.

3. Rutina de trabajo: la rutina diaria de trabajar en remoto, puede en algunos casos llevarte al agotamiento o falta de motivación. En estos casos, sugiero que pienses en cosas que te motivan cada día, hábitos que puedes ir cogiendo cada semana para hacer de tus días de teletrabajo, días más interesantes. Conozco a varias personas que antes de ponerse a teletrabajar les gusta meditar, otras hacen ejercicios, algunas toman una taza de té o café o escuchan música; otras a media mañana se toman un batido de frutas. Piensa en todo el potencial que tiene el teletrabajo para compaginarlo con tus sueños y los nuevos hábitos que deseas alcanzar, preparara tu agenda y ponte con ello cada día para que hagas de tu rutina ¡un placer!

 4. Pequeños descansos: existen infinidad de actividades que puedes hacer para tomarte unos pequeños descansos y seguir trabajando en remoto, piensa en ellas e incorpóralas cada día, esto hará que tu mente se despeje, pueden ser cosas tan sencillas como tomarte unos minutos para andar, regar las plantas, ver vídeos de motivación, comer fruta, ese pequeño break que harás te ayudará a relajarte un poco  🙂

5. Mediación y gestión de conflictos: para las personas que no me conocéis mucho os tengo que confesar que una de mis grandes pasiones es la mediación, es decir, es ese arte de gestionar los conflictos de manera colaborativa a través de una persona neutral e imparcial que nos ayuda a acercar posturas encontradas. En estos tiempos de trabajo en remoto, he colaborado con muchas organizaciones y he percibido que muchas veces los conflictos en remoto surgen porque cada persona tiene su propia manera de trabajar y de comunicarse (sus propias formas) por ello sugiero que trabajemos una comunicación saludable, desde la empatía y con el deseo de servir a los demás.

¡Nos vemos el siguiente post!

AUTHOR: Alejandra Ramírez Cuenca
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.